10 normas de casa para hacerse mayor

Las vacaciones suelen traer consigo un cambio en las rutinas de nuestra vida diaria, ya que los más pequeños, (y no tan pequeños) cambian sus hábitos “de invierno” por otros más inadecuados desarrollados durante la época estival.  Por ejemplo, es común encontrar niños/as más “respondones”, exigentes con “sus derechos”, gritones, inquietos, mal comedores, poco participativos, irresponsables, con malas formas… en definitiva; que se nos va de las manos la capacidad que teníamos para que nos hagan caso.

Es conocido que el ser humano tiene rutinas definidas que establecemos con los años y nos hacen comportarnos de una u otra forma a lo largo del tiempo.  El contexto y las personas con las que interaccionamos pueden hacer que estas rutinas y comportamientos se vean afectados por cambios temporales.

Los niños/as, al igual que las personas adultas, son susceptibles a los cambios y los aprovechan muy bien cuando se producen durante el periodo de vacaciones, para hacerse su propia “rutina personal”.

Esta rutina los suele hacer más “caprichosos” y en ocasiones desbordan a los mayores, por lo que la unidad familiar se vuelve más “irascible”, pudiendo llevar a convertir el día a día en una rutina inadecuada, que nos se sabe cómo abordar.

Está demostrado que al ser humano hay que ponerle límites, de lo contrario todos viviríamos correctamente sin necesidad de señales de tráfico o de leyes y, si debemos tenerlos los mayores, mucho más los pequeños que están en edad de aprendizaje y absorben todo lo que ven.

Desde este artículo os proponemos las siguientes 10 NORMAS DE CASA PARA HACERSE MAYOR, que podéis editar a vuestro gusto, ya que las 10 normas de “mi casa”, no tienen porqué ser las de “la tuya”, dependerá de las necesidades de cada una de ellas.

10 NORMAS DE CASA PARA HACERSE MAYOR

Descargar 10 Normas de casa para hacerse mayor.pdf

Descargar 10 Normas de casa para hacerse mayor.doc

Lo ideal es que las normas sean escritas por todos y que haya aportaciones de todos los miembros de la unidad familiar, de forma que mientras que se escriben se está tomando consciencia de la necesidad de cambio.

Las normas escritas deben estar colocadas en un sitio visible en una zona común en la que la unidad familiar realice alguna actividad conjunta, por ejemplo en la cocina o el comedor.

Una vez que están escritas, pasamos a utilizar un sistema de Economía de fichas (que puede ser como el que os enseñamos a continuación) donde es muy importante establecer previamente el premio que se va a obtener en caso de cumplir las normas.  Os proponemos ir pegando las caritas sonrientes, que previamente debéis recortar en familia, por cada una de las acciones positivas realizadas, y con caritas “menos sonrientes” cuando las normas establecidas sean incumplidas.

Sistema de Economia de fichas

Descargar Sistema de economia de fichas.pdf

Descargar Sistema de economia de fichas.doc

De una franja de 20 posibilidades proponemos alcanzar el premio una vez que obtengan 15 caritas sonrientes.  En caso de no conseguirlo sería recomendable revisar las normas y el premio, (que en nuestro caso puede ser ir al cine, pero lo fundamental es que sea un premio significativo para el niño/a, que realmente le interese obtenerlo).  Sois vosotros los padres y madres en consenso previo con vuestros hijos/as, los que determinaréis cuántas caritas hay que conseguir antes de obtener el premio.

Los padres y madres también participarán en la economía de fichas y del premio, incluyendo sus nombres, pues nosotros somos ejemplo de cómo hay que comportarse.

Esperamos que la vuelta de las vacaciones sea agradable y que estas herramientas nos ayuden a “educar” a nuestros hijos/as.

No dejéis de visitar nuestras web www.aulatercersector.com y www.aspacegranada.org y nuestro facebook www.facebook.com/aspace.granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *